Boris and the Unity of Europe

In some kind of Jungian counter-projection spasm, Boris Johnson is using Project Fear to sell his perceived benefits of Brexit on the basis that the EU wants political unity . At some level his government clearly feels threatened by unity, and so prefers the comfortable tantrum of discord, division and divestment.

The founding fathers of the European Union did not create the common market to tear down barriers to trade but to pursue a political project.

As opposed to the disunity that shaped the European experience of the last century?

Of course the European Union is a political project. It is a project to put aside the petty, destructive nationalisms of the 20th Century and build a sense of commonality and community using education, culture and business to bring people together, to pool our resources and to align our interests. To foment peaceful cooperation and neighbourly partnerships rather than competition. The EU’s very founding as the European Coal and Steel Community was an attempt to unify access to the raw materials of war and to nullify any one member’s advantage or ability to wage war on its neighbours. You can’t get more political than that. We tried competitive disunity across Europe for 2,000 years and it led to a constant cycle of conquest and resentment, bloodshed, violence and poverty.

Despite its obvious democratic deficit the European Union is the only body currently capable of standing up for its citizens and defending the integrity of its internal markets in the face of rapacious international capitalism. The EU governs the behaviour of these bullying trans-national behemoths, generally in the interest maintaining of a productive healthy environment in which to do business. The EU has enforced rules and defended its citizens against the overbearing power of Microsoft, Google, Apple, Facebook and Volkswagen, in ways that British politicians (with the admirable exception of Sadiq Khan’s stand against Uber) have singularly failed to govern. Those who flout the rules of the EUs internal market should rightly lose access to the second largest consumer economy on earth.

The EU is undoubtedly a force for unity in Europe and Boris Johnson and the English nationalists with whom he marches are doing a sterling job of promoting that unity to an extent that no one could have ever imagined.

La pregunta del día

La pregunta del ayer fuesido, “¿Puigdemont ha declarado la independencia o no?”. La respuesta simple y claro es:

No.

No se declaró la Independencia de Cataluña. Si lo hubiera hecho los indepententistas de Cataluña habrian despertados con resaca, un defecit de Cava y un corralito de su sistema financiero.

Pero eso no es la pregunta con que nos deberíamos entretener. Después de la intervencion de Carles Puidgemont ayer, y bajo la sombra del artículo 155, las preguntas pertinentes son:

  1. ¿Ha Cataluña dejado de cumplir con las obligaciones que la Constitucion u otras leyes le impongan? 1
  2. ¿Ha Cataluña actuado de forma que atente gravamente al interes general de España? 1 2

Entiendo que hay quien interprete que las actuaciones del Govern y El Parlament durante las ultimas semanas permitarían una respuesta afirmativa a una, ambas o ninguna de esas preguntas. Pero esas interpretaciones no cambiaron ni con el discurso del President en el Parlament ni con su actuación posterior.

Lo que hizo Carles Puidgemont en su intervención en el Parlament fue aprovechar el despliegue mediatico internacional para reiterar su interpretación de como hemos llegado a ese crisis constitucional y pedir al Gobierno Español tiempo, aire y diálogo.

Luego firmó una carta simbólico para tranquilizar a los radicales de su apoyo domestico y tuiteó en varios idiomas europeos para reforzar su mensaje de diálogo.

Con la petición de clarificación y su amenaza de intervenir en Cataluña,  Mariano Rajoy ha firmado su carta simbólico para tranquilizar a sus radicales en C’s .

Seguimos a la espera de que se convierte en políglota.


  1. El texto del articulo habla de las obligaciones y actuaciones “una Comunidad Autónoma” 2 
  2. Todos los énfasis con mios. 

La Fiesta Naciona

No es sin ironía, que esta semana coincide la Fiesta Nacional de España con una crisis constitucional que podría desenlazar en su desintegración. Mientras Cataluña contempla e intenta negociar su camino(suspendido) hacia la independencia, los nacionalistas de Castilla estarán mañana on sus banderas en la Castellana para disfrutar de un desfile militar organizado por el Ministerio de Defensa. Hace falta actualizar esta celebración como un paso inicial hacia la recuperación de una sociedad que actualmente esta en proceso de fractura.

Es el momento de replantear la forma de celebrar la nacionalidad Española. La España de las banderas tiene la oportunidad de celebrar los logros de sus soldados, sus policías militares, y sus cabras en el Día de las Fuerzas Armadas. El enfoque actual en celebrar el militarismo es una resaca del régimen pre-constitucional y excluye por lo menos un 70% de la población española.

España necesita abandonar ese nacionalismo anacrónico hacia una celebración inclusiva de este país maravilloso.

Desde su inauguración en 1913, el 12 Octubre se ha observado de una forma o otra en España y América Latina como el Día de la Raza, el Día de la Hispanidad, o La Fiesta Nacional. En muchos paises se ha re-enfocado la fiesta para reflejar el punto de inflexión que fue la llegada de Cristóbal Colon en las Américas para la población indígena; Abandonando su celebración de “Hispanidad” a favor de celebrar La Resistencia Indígena, o el Respeto a las Diferencias Culturales.

Como ciudadano (todavía) británico me extraña, no tenemos ese día para celebrar nuestra nación, mucho menos para celebrar nuestra “raza”. Los escoceses muestran su orgullo con Robbie Burns, y los ingleses hacen muy bien la Pompa, sobre todo cuando se casa un personaje real o se muere un primer ministro conservador. Pero en general nos haría incomodo celebrar nuestra nacionalidad de forma militar.

En España no es así, aquí siguen los desfiles, 40 años después de Franco, y dos generaciones implicados en ese proyecto democrático, la celebración de Españolidad se queda con un desfile militar. Batallones de soldados representando regimientos que se levantaron con Franco en 1936, desfilen por la Castellana con sus aviones, y sus cabras. Quitaron los tanques por recorte presupuestario, no por el ridiculo.

Seguramente podríamos montar unevento mas inclusivo y certero para celebrar la vida española, celebrando la diversidad de cultura y historia que española. Un desfile, de carrozas, celebrando la diversidad infinita de este país fascinante. Aquí estaría mi lista para empezar:

  • Manadas de cerdos ibéricos y cabras de montaña
  • Niños disfrazados actuando en sus obras de El Quijote y El Cid.
  • Castels
  • Vinos de todo el país
  • Embutidos
  • Fiestas de pólvora de Valencia
  • Carnavales de Cádiz y Canarias
  • Cantaores y Balaores de Flamenco, con sus fusiones de Rock, Pop, Jazz y Hip Hop.
  • Los deportistas españoles, ganadores a todos los niveles y en tantos deportes.
  • Los Quesos
  • Carrozas de Pride, del primero país mundial en reconocer la igualdad de matrimonio.
  • Celebraciones de las culturas del toro, los caballos y la caza.

Y esta lista se queda solo con los memes tradicionalmente español, también habría que acomodar a la contribución e influencia que han hecho los inmigrantes y turistas de Europa, Africa, Asia y las Américas quienes quienes han influyido la España de hoy y quienes están promoviendo la futura cultura española.

Esto sería una Fiesta Nacional de verdad.